El-entrenamiento-de-fuerza-atenúa-la-disfunción-y-el-remodelado-cardiaco-postinfarto-de-miocardio

El entrenamiento de fuerza atenúa la disfunción y el remodelado cardiaco postinfarto de miocardio

El entrenamiento de fuerza atenúa la disfunción y el remodelado cardiaco postinfarto de miocardio

La gran mayoría de los estudios que tratar de valorar los efectos del ejercicio en el corazón postinfarto aplican entrenamientos de resistencia aeróbica (ET). Aunque está demostrado que el entrenamiento aeróbico ayuda a preservar la función cardiaca, la evidencia sugiere que esa modalidad de entrenamiento aumenta las dimensiones interiores del ventrículo izquierdo (VI) como resultado de la expansión del volumen plasmático. En contraste, el entrenamiento de fuerza (ST) induce una hipertrofia cardiaca concéntrica y mejora la función cardiaca sin causar dilatación del ventrículo izquierdo.

Estudio

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Garza y col, 2019; J Physiol Sci 25-mar; doi: 10.1007/s12576-019-00672-x) cuyo objetivo fue investigar los efectos del entrenamiento de fuerza sobre la función cardiaca y el remodelado en ratas con infarto de miocardio, que fue inducido quirúrgicamente en ratas de 7 semanas de vida mediante la ligadura de arteria coronaria.

Las ratas supervivientes fueron asignadas a uno de los siguientes grupos experimentales: MI-Sed (no ejercicio), MI-ST y grupo control (no MI, no ST). Las ratas del grupo MI-ST comenzaron a entrenar 1 semana después del infarto subiendo una pendiente con peso durante 10 semanas.

Los resultados revelaron que el ST indujo un acortamiento de las dimensiones telediastólicas del VI en comparación con el grupo MI-Sed.

Las velocidades pico de contracción y relajación fueron significativamente mayores en el grupo MI-ST que en el grupo MI-Sed. Esas adaptaciones al entrenamiento contribuyeron a mejorar la fracción de eyección.

Los resultados sugieren que el entrenamiento de fuerza puede ser beneficioso en el postinfarto atenuando la dilatación del ventrículo izquierdo y la concomitante disfunción cardiaca asociada al infarto de miocardio.

Conclusión

El entrenamiento de fuerza puede ser beneficioso en el postinfarto atenuando la dilatación del ventrículo izquierdo y la concomitante disfunción cardiaca asociada al infarto de miocardio

Opinión

Aunque este fue un estudio realizado con ratas, los resultados son lo suficientemente interesantes para plantear el entrenamiento de fuerza en pacientes postinfartados, algo que ya se está llevando a cabo en muchos hospitales.

El entrenamiento de fuerza sin duda va a ganar protagonismo en todas las patologías. Pienso que estamos a las puertas de un cambio de paradigma en la consideración de ejercicio terapéutico y preventivo.

José López Chicharro

 

Palabras clave: infarto y entrenamiento de fuerza, postinfarto de miocardio, fuerza y rehabilitación cardiaca


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *