Efectos del entrenamiento de los músculos inspiratorios sobre la capacidad de caminar en pacientes después de un ictus

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (de Oliveira Vaz y col, 2021; Clin Rehabil 11-mar; doi; 10.1177/0269215521999591) cuyo objetivo fue identificar los efectos del entrenamiento de los músculos inspiratorios (IMT) sobre la capacidad de caminar, fuerza y resistencia de los músculos inspiratorios, actividades de la vida diaria y calidad de vida, en pacientes después de un ictus.

Se realizó un ensayo clínico doble ciego aleatorio con pacientes que sufrieron un ictus y tenían debilidad de los músculos respiratorios. El grupo experimental (GE) (n = 23) se sometió a IMT durante 30 minutos / día, cinco veces / semana durante seis semanas. El grupo control (GC) (n = 27) realizó IMT simulado. Ambos grupos se sometieron a rehabilitación estándar. Se valoraron distancia de la prueba de caminata de seis minutos (6MWT) posterior a la intervención, presión inspiratoria máxima (MIP), presión espiratoria máxima (MEP), resistencia de los músculos inspiratorios, actividades de la vida diaria (medida de independencia funcional – FIM) y la calidad de vida al inicio y después de la intervención. Tres meses después de la intervención, se evaluaron la PMI, la capacidad para caminar y la calidad de vida.

Los resultados mostraron que las características basales fueron similares, con edad media 53 ± 11 años y FIM 74 ± 10p. Ambos grupos aumentaron de manera similar la capacidad de caminar a las seis semanas (63 vs 67 m, P = 0,803). En comparación con el GC, el GE aumentó la resistencia inspiratoria (22 vs 7 cmH2O, P = 0.034) pero no hubo variación en MEP (14 vs 5 cmH2O, P = 0.102), MIP (27 vs 19 cmH2O, P = 0.164), FIM (6 frente a 6, p = 0,966) o calidad de vida (0 frente a 0,19, p = 0,493). Las ganancias en ambos grupos se mantuvieron a los tres meses.

Los autores concluyeron que agregar IMT a un programa de rehabilitación mejora la resistencia de los músculos inspiratorios, pero no mejora aún más la MIP, la distancia 6-MWT, las actividades de la vida diaria o la calidad de vida de las personas después de un accidente cerebrovascular más allá de aplicar únicamente rehabilitación estándar.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *